El coche eléctrico, un grave error

Escrito por oilcrash 08-04-2010 en General. Comentarios (9)
Queridos lectores,

Esta mañana leía un artículo de Jack Lifton, consultor de mercado de metales raros, que lleva por significativo título "Baterías de litio: nada más que una ilusión" (artículo en inglés). El artículo es bastante largo, pero quiero destacar tres detalles que creo que son muy significativos.

En primer lugar, siempre se dice que la mitad de las reservas de litio del mundo están en Bolivia, y más concretamente en el Salar de Uyuni. Sin embargo, dado la escasa concentración de litio en Uyuni y, lo que es peor, la alta concentración de magnesio relativa a la de litio, hace que ese litio sea imposible de extraer por ningún método industrial conocido. Lo cual quiere decir que, al margen de las excusas que pronto aparecerán sobre la "actitud obstruccionista de Bolivia", la realidad es que las reservas mundiales de litio están, a día de hoy, sobrestimadas en un factor 2.

En segundo lugar, resulta muy difícil incrementar la producción anual, ya que para extraer el litio de las sales de las salinas de Chile y Argentina se utiliza un procedimiento muy lento, consistente en hacer grandes balsas con las sales de litio disueltas y se dejan evaporar. El proceso puede tardar hasta 18 meses, y las balsas ya ocupan una gran superficie, con lo que es poco verosímil que se pueda incrementar la producción de manera significativa.

En tercer lugar, y esto es lo mejor, teniendo en cuenta la producción anual de litio (27.000 toneladas) y la cantidad de litio que se necesita para un coche semi-eléctrico como el Chevrolet Volt (que es de 16 kilogramos), se obtiene que si desviásemos toda la producción anual de litio para producir coches eléctricos (y por tanto nos quedásemos sin baterías para móviles y portátiles y sin medicamentos de estabilización de ánimo) se podrían producir en todo el mundo aproximadamente un millón y medio de coches eléctricos cada año. En el mundo hay unos mil millones de coches utilitarios (más de 200 millones en la Unión Europea), lo cual quiere decir que reemplazar toda la flota de coches del mundo a este ritmo llevaría la cabalística cifra de 666 años. Como de todos modos a ritmos de producción actual el litio se agotaría en 10 años, ¿alguien me puede explicar de qué estamos hablando?

Estos hechos son especialmente graves si se tiene en cuenta la importancia que se está dando en el debate público al coche eléctrico, que además se supone que tendrá un papel relevante en las futuras redes eléctricas inteligentes (los coches aportarán su capacidad de almacenamiento de electricidad cuando no se estén usando). De hecho, en la discusión de las políticas de la UE se plantean producciones de decenas de millones de coches anualmente para poder remplazar la flota actual en un plazo razonable, pero sabemos que eso no pasará en ningún caso. Por tanto, insisto, ¿de qué estamos hablando? ¿Quién está engañando? ¿Quién se está engañando? ¿Quién va a pagar esta quimera? ¿Qué pasará cuando sea evidente que el coche eléctrico no va a despegar, y que por tanto la industria automovilística está condenada, y que no podrá crearse una red eléctrica inteligente como se pretende?

En algún momento los ciudadanos deberían de exigir responsabilidad a la hora de discutir y adoptar políticas, que los políticos no se dejen arrastrar por falsas soluciones tecnooptimistas que sólo son callejones sin salida y consumen los pocos recursos que nos quedan.

Salu2,

AMT