The Oil Crash

del

El crash del carbón

Escrito por oilcrash 17-05-2010 en General. Comentarios (18)
Queridos lectores,

El carbón es un combustible fósil que tiene una cierta imagen demodé, como una reliquia propia de la primera revolución industrial y de la máquina de vapor. Sin embargo, se sorprenderían de la importancia y vigencia de tan modesto combustible. De acuerdo con datos de la Administración Americana de la Energía (perteneciente al Departamento de Estado de Energía de los EE.UU.), el carbón proporciona el 27.4% de la energía primaria en el mundo, porcentaje nada despreciable, sobre todo si se la compara con el 33.5% del petróleo o el 22.8% del gas natural. En países como China, el carbón representa el 70% de la energía primaria y el 80% de la energía eléctrica. De hecho, el principal uso del carbón es para la generación de electricidad: sus características no le hacen el combustible más idóneo para el transporte (para esto es mejor el petróleo) pero la generación eléctrica sí que permite aprovechar plenamente su potencial, mediante unas turbinas de vapor que, en el fondo, no son tan diferentes de la máquina de Watt, a pesar de los dos siglos de distancia. Por tanto, el futuro de la producción de carbón es fundamental en nuestro futuro energético, porque lejos de ser una fuente menor, desempeña un gran papel en el modelo energético global, y las posibles tensiones futuras en el mercado del carbón se traducirán en tensiones en todo el mercado de la energía, al igual que las tensiones que genera el Peak Oil.

En lo que sigue sintetizo, y luego analizo, los hechos más relevantes de tres artículos sobre el tema, uno de The Oil Drum y otros dos de Energy Bulletin. Para cada dato que cite, enlazaré el artículo que corresponda, con repeticiones.

Uno de los primeros lugares comunes que se suele oír cuando se habla del carbón es que queda carbón para siglos. Por ejemplo, si uno tiene en cuenta que EE.UU. tiene unas reservas de alrededor de 240 millardos de toneladas de carbón y produce 1 millardo cada año, la simple aritmética dice que a ritmos de producción actuales tienen carbón para 240 años. Sin embargo, ésta es una verdad relativa. En primer lugar, porque la producción no será constante: si la demanda sigue creciendo (China, ya veremos más tarde), la producción crecerá hasta llegar a su cénit, a partir del cual disminuirá y empezará a causar problemas. En segundo lugar, comparar la producción con el consumo de los EE.UU. es falaz, puesto que en un mercado de globalizado todos los bienes están a disposición de quienes los puedan pagar. Pero hay un tercer lugar, todavía más inquietante, y es que las reservas están falseadas, con estadísticas poco fiables. Pero es que además, el carbón no es como la madre, y hay más de uno.

Cuando se dan los números de las reservas se hace un batiburrillo confuso y, me da la impresión, deliberado sobre los diversos tipos de carbón. Resulta que hay cinco grandes categorías de carbón, ordenadas por su poder calorífico (en orden decreciente): antracitas, carbones bituminosos (como por ejemplo la hulla), los sub-bituminosos, los lignitos y las turbas. La turba es un carbón de origen vegetal, de muy poco poder calorífico y que generalmente tiene otros usos diferentes del calorífico (por ejemplo, para hacer whiskey). El lignito tiene un poder calorífico tan bajo (5,5-14,3 MJ/kg) que sólo tiene sentido consumirlo in situ; no hay comercio mundial de lignito, porque la energía del transporte rápidamente excede la que puede aportar el lignito. Así pues, los carbones que se pueden explotar y exportar son los sub-bituminosos (8,3-25 MJ/kg), los bituminos (18,8-29,3 MJ/kg) y sobre todo los reyes, las antracitas (con alrededor de 30 MJ/kg; por comparación, la densidad energética de la gasolina es de unos 47 Mj/kg). El problema es que no se ha explotado homogéneamente todos los tipos de carbón; como es natural, las antracitas se han explotado más que los demás (el pico de la antracita en EE.UU. fue en 1950 y el del carbón bituminoso, en 1990). Dada la gran diferencia de energía entre unos y otros tipos de carbón, se ha de prestar más atención al pico de energía (el máximo de energía de carbón extraída) que al pico volumétrico (el máximo número de toneladas de todo tipo de carbón extraído). Y es que en el caso de EE.UU. así como el pico volumétrico aún está por llegar, el pico de energía del carbón fue en 1998. Conviene observar que la mayoría de las reservas de EE.UU., como las de Rusia, son de lignito. Algunos autores afirman que el pico de energía del carbón fue en 2000, mientras que el pico en volumen parece que será hacia 2025 (2020 para la antracita y carbón bituminoso, 2050 para el lignito).

El gigantesco despegue económico de China se ha sustentado en un crecimiento del consumo de carbón sin precedentes, como detalla Richard Heinberg en este artículo (todos los datos en lo que sigue provienen de esta fuente). Su producción nacional se ha incrementado en un increíble 28% durante el último año, pero su consumo crece a un ritmo desbocado, de más de un 7% anual (se duplica cada 10 años) y es la base de los gigantescos crecimientos económicos de este país. Sin embargo, es evidente que China tiene muy complicado seguir por esta senda. Desde hace poco, China ha empezado a ser un importador neto de carbón; el último año importó 150 millones de toneladas (una minucia comparada con los 3 millardos de toneladas que consume). El problema, como indica Heinberg, es que estos 150 millones de toneladas son el 60% de lo que produce el mayor exportador mundial, Australia, con lo que de seguir al ritmo actual ya el año que viene China tendrá que localizar nuevos importadores o conseguir que Australia produzca aumente brutalmente la producción, o seguramente las dos cosas a la vez. Pero China no está sola, India sigue sus pasos de cerca...

La enorme presión que va introducir China en el mercado del carbón sólo puede acabar provocando un encarecimiento del carbón en particular y de la energía en general. Y en plazo de pocos años, porque es evidente que antes de llegar al pico volumétrico China necesitaría duplicar su consumo, cosa imposible. Pero el problema es peor de lo que piensa la mayoría, ya que las previsiones para el gas y el uranio no son mucho mejores. Aunque esto ya lo hablaremos otro día...

Salu2,

Antonio





Tristes presentimientos de lo que ha de acontecer

Escrito por oilcrash 02-05-2010 en General. Comentarios (15)
Queridos lectores,

Los acontecimientos de la última semana me hace albergar una gran inquietud por la rapidez con la que se pueden desarrollar algunos efectos negativos para la economía, que hasta ahora pensaba que tardarían aún unos cuantos meses en mostrarse con toda su fuerza.

Por un parte está el problema del estallido y hundimiento de la Deepwater Horizon, la plataforma de extracción petrolífera semiflotante que ha ocasionado un gran desastre ecológico en el Golfo de México. En la actualidad se estiman en 25.000 los barriles diarios que el pozo no obturado está vertiendo al mar, 5 veces más que la previsión de ayer, que ya era 5 veces mayor que la inicial. Esto representa 4 millones de litros diarios. Como referencia se ha de pensar que el Exxon Valdez, hasta hoy el mayor desastre ecológico en los EE.UU., vertió 11 millones de litros, cifra la cual el actual vertido seguramente ya ha llegado, ya que a ritmos actuales representa 3 días. Otra referencia más cercana a nosotros es la tragedia del Prestige, que se rompió a unos 200 km de la costa de Galicia y en un mes y medio vertió 56.000 toneladas de petróleo, lo cual, dependiendo de la densidad del petróleo concreto del que se hable, representaría unos 70 millones de litros. Es decir, lo que verterá el accidente del Golfo de México en unos 18 días. Teniendo en cuenta que la plataforma explotó el 22 de Abril, es decir, hace 10 días, faltan sólo 8 días más para igualar nuestro récord nacional.

Las autoridades estadounidenses son bien conscientes de la magnitud del problema, y están tomando las medidas que pueden para contener el vertido... que son pocas. Me decepciona ver en los comentarios de tantos lectores de diarios online una actitud tecnooptimista que tan bien nos ha inculcado la sociedad de consumo según la cual cualquier problema tiene solución, siempre que se ponga suficiente dinero. Según esta óptica, que no se haya solucionado el problema aún es porque no se ha puesto suficiente dinero encima de la mesa, porque British Petroleum (concesionaria de la explotación) y el Gobierno americano no quieren pagar. No es verdad. Simplemente, no es tan fácil parar un chorro de petróleo que surge de las profundidades de la corteza terrestre con una inmensa presión a través de un agujero que está a 1500 metros de profundidad bajo el mar. Simplemente, y contrariamente a lo que venden las películas de acción de Hollywood, la capacidad humana es limitada.

La exploración de petróleo en aguas profundas es una actividad de riesgo; como ya comentamos en 2006 Exxon desistió de explotar el pozo Blackbeard porque vio lo que podía llegar a pasar. Pero necesitamos este petróleo, como necesitamos el de las arenas bituminosas (otra agresión al medioambiente) porque si no la producción mundial de petróleo ya caería en picado. Por eso algunas petroleras se han metido en estos negocios de alto riesgo mientras que otras han decidido arrojar la toalla y empezar a liquidar discretamente el negocio. Sin embargo, este accidente ha hecho que la Administración Obama de un paso atrás en su reciente autorización de abrir bloques de exploración offsore, ya que no quiere cargar con el coste político de más accidentes de este estilo. En ese mismo sentido se entiende la orden reciente de cerrar otras plataformas petrolíferas (para evitar más accidentes coincidiendo en el tiempo con éste).

Sin el petróleo de exploración profunda y con la opinión pública centrada en los impactos ambientales de la extracción (BP tiene intereses también en las arenas bituminosas de Canadá), la producción de petróleo decaerá, por lo menos durante unos meses, y en el peor momento posible. Las tensiones actuales entre oferta y demanda ya han colocado el barril de WTI en más de 86$. Con este contexto, mi miedo es que esta misma semana lleguemos a los 90$ y, así las cosas, para el verano ya estemos por los 100$ (lo que la infame Goldman Sachs vaticinaba para finales de año). Esto podría precipitar la siguiente ola de la crisis.

No se equivoquen, señores. La actual crisis tiene su raíz profunda en la falta de recursos naturales, la cual hace imposible el crecimiento de la economía. Para que una empresa pueda aumentar su actividad, ha de mover más camiones, ha de encargar más acero, más tornillos, más ladrillos, más chips, más lo que sea. Más recursos, al fin y al cabo. Pero justamente es eso lo que escasea: no hay suficiente petróleo, no hay suficiente cobre, no hay suficiente litio, no hay suficiente casi de cualquier cosa. Nuestras economías no pueden crecer, y si encima hay otras economías con más potencial que pueden comer nuestra parte del pastel, entonces disminuiremos nuestro consumo de recursos, agravando nuestra crisis económica.

Nuestro sistema se basa en un consumo a nivel individual, empresarial y estatal, basado en el crédito. Si la economía crece es fácil devolver un crédito, pero si la economía disminuye, entonces puede llegar a ser imposible de pagar, teniendo en cuenta los intereses. Se habla del riesgo de contagio de la crisis griega, pero este "contagio" no viene mediado por un virus, si no porque los problemas de los griegos son los mismos que los de todos los demás países occidentales: vivimos a crédito, y encima se nos hace sentir culpables por ello. No se libra ninguno, ni siquiera Francia, ni Alemania, ni mucho menos EE.UU. que tiene un déficit total de varios billones de dólares. Lo que sucede es que hay países con mayores niveles de deuda actual (como Grecia), y poco competitivos (como España) que sufrirán antes. En todo caso, tarde o temprano será evidente que los problemas de Grecia se agravarán, después serán los de Portugal, después los de España, con el tiempo los de Francia, los de Alemania y, eventualmente, los de EE.UU., lo que será el final de la partida. La conflictividad actual en Grecia (huelgas generalizadas, trabajadores e incluso funcionarios despedidos, etc) es el preludio del colapso, y es sólo un anticipo de lo que nos puede pasar a nosotros. Tenemos que reaccionar, y ya. Pero no con la típica dialéctica de enfrentamiento partidista (PSOE vs PP), si no intentando asumir la gravedad del problema y cambiando el sistema. ¿Podemos esperar algo de los gobiernos? Posiblemente no.

Salu2,

AMT

Algunos gobiernos cambian el rumbo

Escrito por oilcrash 29-03-2010 en General. Comentarios (1)
Queridos lectores,

Quería destacar dos noticias relevantes sucedidas durante la semana pasada.

El lunes 22 de Marzo de 2010, el Gobierno británico organizó un encuentro con la industria para discutir sobre el riesgo de que el cénit de producción del petróleo (Peak Oil) pueda llegar en los próximos años. Ha habido varios hechos significativos en este encuentro. Primero, que el Gobierno británico comienza a contemplar la posibilidad de que el Peak Oil pueda ser inminente. Segundo, que a esta conferencia invitaron a dos miembros de la red de Ciudades en Transición (Transition Network, TN). Para los que no sepáis de qué va esta red, esencialmente tratan de dotar a las comunidades de la necesaria resistencia para abordar los cambios, para lo cual el acento se pone en la producción agrícola con prácticas como la permacultura. Uno de los dos miembros de TN ha hecho una transcripción de cómo fue el encuentro; podéis encontrar la información original aquí. Para los que no sepáis inglés, os traduzco la conclusiones del encuentro:
  1. La fecha exacta del Peak Oil es una cuestión académica, lo importante es que es un hecho inevitable.
  2. Hay un alto riesgo de que suceda tan pronto acabe la recesión o en 3-4 años.
  3. Los precios inevitablemente serán mayores que ahora
  4. A corto plazo podremos confiar en el suministro de gas gracias a las reservas no convencionales.
  5. La intervención del Gobierno es algo inevitable.
  6. El cambio de comportamiento es clave, y el Gobierno necesitará trasmitir el mensaje cuidadosamente, comunicando que las cosas serán diferentes pero no peores.
  7. Se necesitan mejoras en el transporte, incluyendo la electrificación.
  8. La planificación de usos del suelo ha de tener esto en cuenta, y llegado el caso se deben establecer racionamientos.
En suma, el Gobierno británico se esta preparando para algo parecido a una economía de guerra. Que es a lo que vamos. Preocupa el embargo informativo y la fe en cosas como el suministro de gas no convencional, la electrificación y otras utopías tecnológicas, pero es evidente que se están comenzando a tomar el problema en serio.

Unos días más tarde, el 25 de Marzo, Le Monde publica, en su versión inglesa, un extenso artículo sobre la revisión de las previsiones del Departamento de Energia (DoE) de los EE.UU. Significativamente, por primera vez, el DoE cree que podemos estar comenzando el plateau de producción de petróleo previo al declive (ver artículo aquí). Para ser el DoE esto es un gigantesco avance, ya que ellos siembre han rechazado que se pudiera producir un Peak Oil a corto plazo. Argumentan que el problema es la desinversión en prospección petrolífera, cuestión ésta que ya hemos discutido en este blog y que no se puede desligar del declive de producción en sí, debido a la retroalimentación entre los factores geológicos y económicos. Por tanto, aunque el Gobierno de los EE.UU. no quiere decir el nombre de la bicha, hace un cambio radical de postura y ya no pronostica un futuro brillante y sin problemas.

Algo se está moviendo. El día 22 Daily Telegraph citaba al ex-científico jefe del Gobierno británico, según el cual las reservas de petróleo del mundo están exageradas al menos de un tercio. Recientemente, se ha publicado un artículo de científicos kuwaitíes -del que diversos periódicos británicos se han hecho eco- con un extenso análisis publicado en Energy Fuels muestra que el Peak Oil se producirá antes del 2014. Algo se está moviendo...

Salu2,

AMT

Al final, echamos arcos y flechas a la hoguera para entrar en calor

Escrito por oilcrash 01-03-2010 en General. Comentarios (3)
Queridos lectores,

Acabo de volver, y tengo mucho trabajo acumulado, así que aún me mantendré alejado del blog unos días. Sin embargo, no quería dejar pasar la ocasión para comentar la siguiente noticia, según la refiere El País:

Obama parepara una "drástica reducción" del arsenal nuclear estadounidense

No deja de ser curioso que, de repente, en medio de tantas necesidades urgentes en EE.UU. (cuando estuve allí la semana pasada vi varias noticias en la tele, en la que calificaban al Gobierno de "roto"), la administración Obama pierda tiempo con un asunto tan espinoso como es la del reducción del arsenal nuclear, sobre todo teniendo en cuenta que tendrá a los republicanos en contra y sin tener una contrapartida asegurada de una reducción del mismo calibre por parte de Rusia. A no ser que EE.UU. necesite reaprovechar el uranio inmovilizado en las cabezas nucleares para sus necesidades energéticas civiles. Y es que, como comentamos, falta uranio para cubrir las necesidades mundiales, con el agravante de que en el caso del uranio la caída será brusca (no será un pico como con el petróleo), ya que al menos del tercio de uranio - el que viene de las reservas- se agotará repentinamente. Y en este contexto es crucial que EE.UU. comience a movilizar sus reservas militares. Conviene recordar los problemas que ha tenido Francia este invierno por culpa de la falta de uranio (ver noticia en The Times).

En unos días volvemos. Saludos cordiales,

AT.

Las petroleras capitulan

Escrito por oilcrash 05-02-2010 en General. Comentarios (0)
Queridos lectores,

Debido a ciertos problemas informáticos recurrentes, que echan al traste las noticias cuando las intento publicar, he decido que durante algún tiempo mis redacciones serán más breves.

Querría destacar hoy una noticia reciente publicada en Energy Bulletin: La capacidad mundial de producir petróleo llegará a su cénit en 2010, dice el Director Ejecutivo de Petrobras. Resumiendo los puntos importantes que allí se señalan:

  • El Sr. Gabrielli, Director Ejecutivo de Petrobras, compañía estatal brasileña, dijo en un congreso en Diciembre pasado que el mundo llegaría a su cénit de producción de petróleo, contando con todos los tipos, incluidos los biocombustibles, durante el año en curso.
  • En la misma noticia se destaca que Sadad al-Husseini, quien fue ejecutivo de Aramco (la compañía estatal de Arabia Saudí), dijo recientemente que el mundo está en un plateau cenital.
  • También se destaca que el director ejecutivo de Total, Christophe de Margerie, asume que la producción mundial de petróleo no superará nunca los 89 millones de barriles diaros de petróleo, esto es, sólo 3.5 Mbarriles/día que ahora. Esto es igual que reconocer que estamos prácticamente en el cénit.
El análisis del Sr. Gabrielli es muy completo y detallado; recomiendo echar un vistazo a sus conclusiones. En todo caso, cuando las propias compañías petrolíferas comienzan a reconocer la verdad, después de haberla negado tantos años, échate a temblar. Porque eso quiere decir que son conscientes que no se pueden disimular sus efectos por mucho más tiempo, y quieren evitar que se las señale con el dedo. En todo caso, estos reconocimientos implican un cambio de escenario profundo, porque así las cosas la Agencia Internacional de la Energía no puede contradecir a los grandes agentes del mercado del petróleo. Y si la AIE reconoce por fin que no va a haber un crecimiento significativo de la producción, tendrá que trasladar las recomendaciones pertinentes a los gobiernos. Y eso significará que la cuestión del petróleo no podrá ausentarse de la agenda política por más tiempo. ¿Significará eso que se empezarán a tomar medidas públicas? Ojalá. En todo caso, éste es un terreno nuevo, desconocido. ¿Esperanzador? Lo dudo.

Saludos desde Tierra Incógnita.

AT.