The Oil Crash

General

¿Hemos llegado al siguiente pico de precios?

Escrito por oilcrash 06-05-2010 en General. Comentarios (14)
Queridos lectores,

Quería dedicar el siguiente post a discutir sobre el pico del carbón y sus consecuencias a escala mundial, pero los acontecimientos de esta semana, y de hoy en particular, me fuerzan a hablar de otro tema. Al final parece que mis presentimientos se han cumplido en parte: el comportamiento de la bolsa española ha sido nefasto esta semana, y mientras esto escribo Wall Street se está recuperando de un momento de pánico durante el cual la cotización llegó a caer un 9% (parece que acabará la sesión con alrededor de un 3% de pérdida al final). No sabemos exactamente qué habrá pasado por la mente de los inversores, pero muy probablemente los mercados están manejando información no muy halagüeña sobre el futuro de la economía mundial; se habla que otros países muy endeudados pueden seguir la senda de Grecia, la cual puede considerarse que está acabando la fase 1 del colapso. Se está hablando de que los siguientes países que tendrán problemas debido a su alto endeudamiento y malas perspectivas económicas son Portugal, Irlanda, España, Italia,..., el Reino Unido. Empezamos a emplear palabras mayores, empezamos a considerar grandes economías de Europa como candidatas al colapso financiero. Y de alguna manera hay una cuestión que siempre yace implícita y nadie se atreve a verbalizar: EE.UU. es una de las economías más endeudadas del mundo, y mayores pecados que los que se atribuyen a los ahora penitentes pesan en el haber de la economía más grande del mundo.


Pero por lo que respecta a la otra parte de mis temores, sobre el precio del petróleo, no se están cumpliendo: en vez de subir hasta los 90$ (aunque el barril de Brent llegó a rozar este precio momentáneamente hace dos días) está cayendo en picado y de los más de 85$ de la semana pasada está ahora cotizando por debajo de los 78$. Una caída de 8 dólares en una semana es difícil de justificar, y sólo tiene un parangón: el price spike o pico de precio de Julio de 2008, cuando el barril de WTI llegó a valer 147$.

Es pronto para saber qué ha pasado exactamente. Puede, simplemente, que las malas perspectivas económicas, unidas a factores coyunturales como la nueva prohibición de volar por culpa de las cenizas volcánicas, han hecho que la demanda baje y el precio disminuya. O bien puede ser que al mantenerse el precio por encima del rango ideal de 70 a 80$ (de acuerdo con el ministro saudí del petróleo, Ali Al-Naimi) durante más de dos meses ha acabado por dañar la economía, ya muy debilitada por el ciclo recesivo anterior. Es por tanto posible que estemos empezando la segunda ola de la recesión. Yo daba por descontado que no hacía falta llegar  a 150$ para inducir esta segunda ola, dado el estado de debilidad actual, pero no me podía imaginar que se podrían inducir efectos tan nocivos a 80$. Con el agravante de que dados los problemas presentes de la exploración en aguas profundas la tensión sobre los precios no tardará en volver.

En fin, habrá que esperar la evolución de los acontecimientos. Y recemos para que los ataques contra España y la economía europea cesen pronto.

Salu2,

AMT

Tristes presentimientos de lo que ha de acontecer

Escrito por oilcrash 02-05-2010 en General. Comentarios (15)
Queridos lectores,

Los acontecimientos de la última semana me hace albergar una gran inquietud por la rapidez con la que se pueden desarrollar algunos efectos negativos para la economía, que hasta ahora pensaba que tardarían aún unos cuantos meses en mostrarse con toda su fuerza.

Por un parte está el problema del estallido y hundimiento de la Deepwater Horizon, la plataforma de extracción petrolífera semiflotante que ha ocasionado un gran desastre ecológico en el Golfo de México. En la actualidad se estiman en 25.000 los barriles diarios que el pozo no obturado está vertiendo al mar, 5 veces más que la previsión de ayer, que ya era 5 veces mayor que la inicial. Esto representa 4 millones de litros diarios. Como referencia se ha de pensar que el Exxon Valdez, hasta hoy el mayor desastre ecológico en los EE.UU., vertió 11 millones de litros, cifra la cual el actual vertido seguramente ya ha llegado, ya que a ritmos actuales representa 3 días. Otra referencia más cercana a nosotros es la tragedia del Prestige, que se rompió a unos 200 km de la costa de Galicia y en un mes y medio vertió 56.000 toneladas de petróleo, lo cual, dependiendo de la densidad del petróleo concreto del que se hable, representaría unos 70 millones de litros. Es decir, lo que verterá el accidente del Golfo de México en unos 18 días. Teniendo en cuenta que la plataforma explotó el 22 de Abril, es decir, hace 10 días, faltan sólo 8 días más para igualar nuestro récord nacional.

Las autoridades estadounidenses son bien conscientes de la magnitud del problema, y están tomando las medidas que pueden para contener el vertido... que son pocas. Me decepciona ver en los comentarios de tantos lectores de diarios online una actitud tecnooptimista que tan bien nos ha inculcado la sociedad de consumo según la cual cualquier problema tiene solución, siempre que se ponga suficiente dinero. Según esta óptica, que no se haya solucionado el problema aún es porque no se ha puesto suficiente dinero encima de la mesa, porque British Petroleum (concesionaria de la explotación) y el Gobierno americano no quieren pagar. No es verdad. Simplemente, no es tan fácil parar un chorro de petróleo que surge de las profundidades de la corteza terrestre con una inmensa presión a través de un agujero que está a 1500 metros de profundidad bajo el mar. Simplemente, y contrariamente a lo que venden las películas de acción de Hollywood, la capacidad humana es limitada.

La exploración de petróleo en aguas profundas es una actividad de riesgo; como ya comentamos en 2006 Exxon desistió de explotar el pozo Blackbeard porque vio lo que podía llegar a pasar. Pero necesitamos este petróleo, como necesitamos el de las arenas bituminosas (otra agresión al medioambiente) porque si no la producción mundial de petróleo ya caería en picado. Por eso algunas petroleras se han metido en estos negocios de alto riesgo mientras que otras han decidido arrojar la toalla y empezar a liquidar discretamente el negocio. Sin embargo, este accidente ha hecho que la Administración Obama de un paso atrás en su reciente autorización de abrir bloques de exploración offsore, ya que no quiere cargar con el coste político de más accidentes de este estilo. En ese mismo sentido se entiende la orden reciente de cerrar otras plataformas petrolíferas (para evitar más accidentes coincidiendo en el tiempo con éste).

Sin el petróleo de exploración profunda y con la opinión pública centrada en los impactos ambientales de la extracción (BP tiene intereses también en las arenas bituminosas de Canadá), la producción de petróleo decaerá, por lo menos durante unos meses, y en el peor momento posible. Las tensiones actuales entre oferta y demanda ya han colocado el barril de WTI en más de 86$. Con este contexto, mi miedo es que esta misma semana lleguemos a los 90$ y, así las cosas, para el verano ya estemos por los 100$ (lo que la infame Goldman Sachs vaticinaba para finales de año). Esto podría precipitar la siguiente ola de la crisis.

No se equivoquen, señores. La actual crisis tiene su raíz profunda en la falta de recursos naturales, la cual hace imposible el crecimiento de la economía. Para que una empresa pueda aumentar su actividad, ha de mover más camiones, ha de encargar más acero, más tornillos, más ladrillos, más chips, más lo que sea. Más recursos, al fin y al cabo. Pero justamente es eso lo que escasea: no hay suficiente petróleo, no hay suficiente cobre, no hay suficiente litio, no hay suficiente casi de cualquier cosa. Nuestras economías no pueden crecer, y si encima hay otras economías con más potencial que pueden comer nuestra parte del pastel, entonces disminuiremos nuestro consumo de recursos, agravando nuestra crisis económica.

Nuestro sistema se basa en un consumo a nivel individual, empresarial y estatal, basado en el crédito. Si la economía crece es fácil devolver un crédito, pero si la economía disminuye, entonces puede llegar a ser imposible de pagar, teniendo en cuenta los intereses. Se habla del riesgo de contagio de la crisis griega, pero este "contagio" no viene mediado por un virus, si no porque los problemas de los griegos son los mismos que los de todos los demás países occidentales: vivimos a crédito, y encima se nos hace sentir culpables por ello. No se libra ninguno, ni siquiera Francia, ni Alemania, ni mucho menos EE.UU. que tiene un déficit total de varios billones de dólares. Lo que sucede es que hay países con mayores niveles de deuda actual (como Grecia), y poco competitivos (como España) que sufrirán antes. En todo caso, tarde o temprano será evidente que los problemas de Grecia se agravarán, después serán los de Portugal, después los de España, con el tiempo los de Francia, los de Alemania y, eventualmente, los de EE.UU., lo que será el final de la partida. La conflictividad actual en Grecia (huelgas generalizadas, trabajadores e incluso funcionarios despedidos, etc) es el preludio del colapso, y es sólo un anticipo de lo que nos puede pasar a nosotros. Tenemos que reaccionar, y ya. Pero no con la típica dialéctica de enfrentamiento partidista (PSOE vs PP), si no intentando asumir la gravedad del problema y cambiando el sistema. ¿Podemos esperar algo de los gobiernos? Posiblemente no.

Salu2,

AMT

Los militares denuncian, los Gobiernos callan

Escrito por oilcrash 28-04-2010 en General. Comentarios (6)
Queridos lectores,

Los temas se me acumulan, y antes de que pase más tiempo y aún cuando hoy ya he hecho un post quería comentar sobre varias noticias que he leído en los últimos tiempos, antes de que se hagan más obsoletas.

Para quien haga poco que ha sintonizado este blog (aproximadamente el 50% de la afluencia actual), resumo: el hecho de que la producción mundial de petróleo lleve cinco años estancada y que pueda empezar a declinar en breve implica que al no haber suficiente energía (entre otros recursos) para todos los que la demandan, las economías sufren y comienzan a colapsar, a menos que se tomen medidas drásticas. El drama griego actual no está tan desconectado como podría parecer del peak oil, si no que más bien es una consecuencia necesaria por la que progresivamente irán pasando todas las economías occidentales. A ese respecto, conviene recordar que el consumo de petróleo en la OCDE disminuye a un ritmo del 3% anual desde 2005 (justo la fecha en que la producción llegó al máximo y se mantiene estancada). Ello se explica porque otras economías más pujantes (China, sobre todo) se están comiendo nuestra parte del pastel-producción de petróleo, cuyo total ahora es constante. Como es un descenso de consumo no controlado (por ejemplo, por medidas que incentiven la eficiencia) implica una progresiva (y a veces no paulatina) destrucción de la demanda y, por tanto, de la economía.

Últimamente se está observando una concienciación creciente a nivel gubernamental en diversos países sobre la llegada del peak oil y sus implicaciones sobre la economía mundial, algunas de las cuales ya hemos referido en otros posts. Lo que es curioso es que los políticos prefieren mantener un perfil bajo o directamente nulo para evitar que cunda el pánico (si la producción de petróleo no puede crecer, la economía no puede crecer y el sistema capitalista tal cual lo conocemos ahora no podrá continuar), hasta extremos risibles. Un caso sangrante es del Steven Chu, Secretario de Estado de Energía de los EE.UU. y premio Nobel de Física (y por tanto una persona con una solidisima formación): en Marzo de 2005, siendo aún el director de Laboratorio Nacional Lawarence Berkeley, hizo una presentación en la que afirmaba que la producción mundial de petróleo estaba probablemente cerca de su cénit (ver diapositiva 16), alertaba sobre la importancia de la energía para la seguridad nacional (diapositiva 36) y concluye con una significativa diapositiva (38) en la que sobre la foto de un suburbio iluminado durante el crepúsculo un cuadro de texto afirma: "¿Quién mantendrá las luces encendidas cuando nos quedemos sin combustibles fósiles?". La posición científica de Chu, por tanto, está bien establecida. Pero en 2009 el presidente Obama le nombra Secretario de Estado, y todo lo que antes era claridad meridiana ahora se ha vuelto un esfuerzo continuo por no mentar la bicha. Desgraciadamente para Chu, un periodista francés, Matthieu Auzzanneau, se ha dedicado a intentar mostrar la desnudez del emperador en su blog. Escarbando en noticias, presentaciones, declaraciones, Auzzanneau descubrió que Glen Sweetnam, responsable de análisis económicos en el Departamento de Energía de los EE.UU (DoE en lo que sigue), había hecho una presentación en Abril de 2009 mostrando un análisis según el cual el DoE se espera que el peak oil sea en 2011 (ver página 8), mostrando una diferencia entre oferta y demanda tan grande como 10 millones de barriles diarios para el año 2015, diferencia que cubre con el piadoso manto de "proyectos (de explotación petrolífera) aún por identificar (léase encontrar)". Entrevistado por Auzzanneau sobre este particular, el Sr. Sweetnam respondió que el declive de producción empezará en algún momento entre 2011 y 2015, matizando, "si no se producen las inversiones necesarias". La noticia salta a varios periódicos, apareciendo en una noticia en The Guardian y otra en Financial Times (aunque curiosamente no en Le Monde, diario que alberga el blog de Auzzanneau, ni por supuesto en ningún diario estadounidense). Steve Chu guarda un total mutismo respecto a todo este asunto. Un confidente del DoE ha explicado a Auzzanneau que 1) Chu no puede desautorizar a Sweetnam, dado que es su principal analista (y se sobreentiende que además tiene razón), 2) Chu no puede reconocer la noticia porque supondría el pánico financiero y por tanto 3) el DoE emite un "No comment" a estas preguntas. La cosa está caldeada, como en el seno de la Agencia Internacional de la Energía, donde el año pasado dos confidentes dieron un diagnóstico semejante, como fue publicado por The Guardian. Y es que debe ser muy duro saber la verdad y que te hagan callar por intereses espurios, con el riesgo que esto conlleva para la sociedad. Hace tiempo que me pregunto hasta qué punto esta negación oficial y tensión interior no está pasando a un nivel más local con el CIEMAT aquí en España (aunque afortunadamente instituciones autonómicas como el ICAEN catalán tienen un comportamiento más coherente), pero eso es ya otra historia...

El hecho es que en este contexto se entiende la historia de Chris Nelder sobre la conferencia internacional de ministros de energía celebrada en Cancún a finales del pasado mes de Marzo. ¿Sabía Vd. que se había celebrado esta conferencia? Me imagino que no, y no es de extrañar: por la vía de facto se impuso un torpe embargo informativo a los periodistas allí acreditados. Toda una demostración de transparencia y democracia. No es de extrañar: en la conferencia se iba a discutir sobre los problemas del mercado mundial de petróleo. ¿Qué creen que se habló allí? Podríamos preguntar a nuestro ministro, el Sr. Sebastián, aunque seguro que les respondería con tecnicismos acerca de la mayor transparencia de las reservas mundiales y la necesidad de controlar la volatilidad, que es lo que figura en la nota de prensa que luego se distribuyó.

En paralelo a estos movimientos, el Ejército de los EE.UU. se está empezando a tomar el asunto del peak oil muy en serio. Con un enfoque riguroso y disciplinado, y sin rehuir la verdad (ni los focos), el Departamento de Defensa de los EE.UU. plantea que en los próximos años podría haber un desfase de 10 millones de barriles diarios entre oferta y demanda, en la línea del estudio de Sweetnam (ver la noticia en The Guardian). Los militares estadounidenses se dan cuenta de cómo el peak oil es una amenaza a su propia actividad y también y sobre todo a su país. Así se explican también las numerosas iniciativas para paliar el problema que están desplegando: desde intentar desplegar una armada verde propulsada con biocombustibles hasta plantearse propulsar sus vehículos terrestres con energía solar (lo siento, perdí la referencia). Pueden encontrar aquí un resumen de las presentaciones de un congreso reciente sobre "Clima y energía: imperativos para la futura Armada".

Puede que al final la decisión y obstinación de los militares estadounidenses consiga romper el bloqueo informativo. O quizá algún perservante periodista como
Auzzanneau consiga que la noticia llegue a las primeras planas. O, quizá, aunque sea más improbable, algún Primer Ministro lo acabe haciendo. Es poco probable, pero no digo Primer Ministro en balde, ya que quien más probablemente lo haría será el nuevo premier británico. El debate está servido y en campaña se pregunta a los líderes de los tres partidos sobre la cuestión, y aunque echan pelotas fuera la cuestión queda sobre el tablero. Con la toma de posición activa por parte de diarios como The Guardian y The Independent, el think-tank industrial ITPOES y el organismo público Energy Research Center, y teniendo que lidiar con el declive que sucederá en los próximos 5 años, el próximo Primer Ministro Británico tendrá muchos incentivos para, de una vez, reconocer la verdad, antes de que sus (mejor informados que aquí) votantes le exijan responsabilidades.

Salu2,

Antonio

Respuesta a un lector tímido

Escrito por oilcrash 28-04-2010 en General. Comentarios (5)
Queridos lectores,

Un amigo que sigue mi blog me ha escrito el siguiente mensaje a mi dirección de correo personal. Como creo que abre varios debates interesantes me parece que está bien que publique aquí la respuesta que le daré. He aquí su carta (algunos detalles se han cambiado para preservar su anonimato):

Bueno, que sepas que me he leído tus últimos blogs. No me atrevo a hacer comentarios, porque no puedo dar el nivel: te lo tienes extraordinariamente currado, no sé de dónde sacas el tiempo para mantenerte informado, para incluir enlaces a todas las referencias ... es decir para darle al blog un carácter de "paper" y que cada argumento esté respaldado con datos.

No obstante (no te vayas a pensar que te escribo para regalar cosas a tus oídos) tengo algún comentario poco pensado, poco argumentado y poco contrastado que hacer, y por eso te escribo un mail, para que no me vapulees en público (y por si acaso soy capaz de hacerte dudar un poco: sería muy bueno para tu salud mental).

No recuerdo quién decía que aquel que tiene una extraordinaria habilidad en manejar un martillo, acaba pensando que todo son clavos. La economía es una ciencia, todo lo criticable que sea, pero una ciencia muy compleja (que te voy a decir: sistemas caóticos, no lineales etc. etc. etc.). Pienso que incurres en un exceso de simplificación. Bueno, borra lo de pienso y sustitúyelo por "siento", "me da la impresión", "tengo un pálpito" etc. Sí, ya sé que no son argumentos, ya te lo dije.

Sí coincido, y me parece una observación clave la que haces, en que en economía existe la suposición de que los bienes y servicios son intercambiables. Creo que es verdad (subrayo: creo). Y me parece una observación muy relevante, de hecho me ha dado bastante que pensar (por un momento he sentido que yo mismo me colapsaba).

Pero creo que hay otras cosas que debes tener en cuenta. Que en economía hay bienes y servicios, y que tienen distinta naturaleza e impacto en la calidad de vida. Es más, incluso puedes clasificar los bienes y servicios entre esenciales, básicos, superfluos ...

Bueno digo esto porque sí, de acuerdo a tu disertación, no hay energía alternativa al petróleo. Bien. Pero sí hay alternativas a los bienes y servicios que producimos y consumimos. Ésos sí son intercambiables. Cuál sería la reacción lógica a una subida del precio del petróleo: pues que cambiaremos barras de pan por vacaciones en Canarias. Pero habrá pan. Y ese intercambio es el que determina la cantidad y precio del petroleo que necesitaremos (y no al revés).

Ten en cuenta que en una recesión como la que estamos viviendo el consumo de energía ha descendido de una manera significativa. Creo que derrochamos energía y que la consumimos de manera superflua, no solo directamente sino, sobre todo, indirectamente (prestando servicios o produciendo bienes absurdos, o de lujo). Hasta aquí parezco un cumbayá cualquiera, pero la diferencia es que pienso que será la ley del mercado la que acabe regulando todo esto.

Porque efectivamente, a pesar de que para mi fue mejor año el 1994, en el 93 no se vivía mal

Querido amigo y lector,
Varias cosas:

1.- La próxima vez comenta en el blog. El blog no es para especialistas, y los comentarios más o menos sensatos que plantea la gente son útiles para centrar las cuestiones en lo que verdaderamente interesa a la ciudadanía, más allá de una prosa técnica e intimidatoria. No seas tímido. Los comentarios pueden hacerse anónimamente, y yo los modero, así que si necesitas borrar/cambiar algo me lo dices.

2.- No soy economista y mis conocimientos de economía son limitados, por decir poco. Efectivamente hago una simplificación de las cosas, intento sólo capturar tendencias a corto plazo aunque tampoco creo que nadie sea capaz de capturar tendencias de largo plazo (véanse las sucesivas predicciones incumplidas del Gobierno, FMI, Banco Mundial, etc). Lo que quiero más que nada es describir procesos, aislándolos del contexto. Saber lo que pasará me parece casi imposible, pero estudiar procesos sirve para evidenciar riesgos potenciales. Por ejemplo, me puede ser imposible saber la trayectoria exacta que hará un meteorito, pero si pasa cerca de la Tierra y es bastante grande es evidente que es un riesgo potencial que merece la pena ser analizado, incluso desde la perspectiva del peor escenario posible.


3.-
El problema con el petróleo es, de momento, sólo el precio, pero en breve podría ser de suministro. Por tanto, el intercambio de pan por viajes a Canarias puede no ser funcional en unos pocos años. El descenso de consumo de energía en España (que viene pasando en lo que respecta al petróleo desde 2005, no lo olvidemos) se está verificando de una manera descontrolada, por destrucción de la demanda. Fíjate que la demanda se destruye, no se adapta, lo cual se evidencia por la crisis en que vivimos, y esto desmonta el argumento estúpido de "pico de demanda" que ha creado el CERA y al que ahora recurre la AIE para no reconocer el peak oil, y del que quizá hablemos otro día.

4.- Creo que es perfectamente posible hacer una sociedad muy funcional y no tan diferente de la actual basada en materiales reciclables y de origen orgánico. Hace poco creo que era Renault que presentaba un coche donde todos los materiales plásticos eran de origen vegetal.

5.- Ciertamente la sociedad actual derrocha energía; muy probablemente podríamos vivir con un estándar cercano al actual usando el 10% de la energía que usamos ahora (eso sí, tendríamos que renunciar a los coches, pero creo que ésta sería la única renuncia significativa que tendríamos que hacer). Desgraciadamente el problema no es ése; el problema es que nuestro sistema de crecimiento económico se basa en un consumo creciente de recursos, energéticos y de los otros, y mantener el mismo sistema nos aboca, inevitablemente, a una crisis continuada y angustiosa. En realidad el objetivo del blog es poner en evidencia esto, que no hay manera de seguir así, y que si lo intentamos condenamos a un montón de gente al paro y crearemos intestabilidad social, y eventualmente colapsaremos. Es evitable, lo podemos evitar, pero debemos querer evitarlo, para la cual primero debemos de comprender qué es lo que pasa.

6.- Tengo cuatro horas de tren cada día y duermo una media de cinco horas diarias; así es fácil tener tiempo para hacer mi trabajo habitual y además documentarme para el blog. De todos modos, lo que hago no es tan excepcional; en esencia me miro los titulares de Energy Bulletin, selecciono las noticias que me parecen más interesantes, en algunos casos busco un poco más de información y luego publico un post. Pretendo hacer divulgación, no investigación (yo no soy un investigador en estos temas), y como hay pocos recursos en español creo que simplemente traducir y comentar lo que se publica en Energy Bulletin tiene un gran valor en nuestro contexto. Por supuesto, después de leer mucho durante cierto tiempo uno va atando cabos y relacionando una cosa con la otra, y eso ayuda a ver un poco más claro.

Eso es todo. Y no seas tímido la próxima vez. Un abrazo,

Antonio

La ley de los retornos decrecientes

Escrito por oilcrash 27-04-2010 en General. Comentarios (2)
Queridos lectores,

Hoy me gustaría destacar un hecho bien conocido, pero que en el contexto de la exploración petrolífera se va haciendo cada día más evidente y que tendrá consecuencias inevitables en un futuro muy próximo: la ley de los retornos decrecientes. Es éste un concepto bien conocido por las Ciencias Económicas y también por el sentido común, por la experiencia del día a día, y reza como sigue: Cuando se explota cualquier recurso o se crea un nuevo producto, hay una fase de expansión en la cual con muy poca inversión se genera un gran beneficio (facturación menos costes, o sea la inversión en nuestro caso), con lo que el retorno de la inversión (porcentaje de beneficio en comparación con la inversión inicial) se hace muy grande. Al pasar el tiempo, sin embargo, cuando el recurso ya está bien explotado o el mercado para el producto ya es maduro el retorno va disminuyendo, no importa que aumentemos la inversión el porcentaje recuperado es cada vez más pequeño. Uno puede aguantar un tiempo en esta situación, a base de invertir cantidades más grandes de capital y por tanto incrementar el beneficio absoluto, pero eso supone que hay un capital cada vez mayor que uno inmoviliza (detrayéndolo de inversiones más rentables) y/o arriesga (cualquier inversión comporta un riesgo de pérdida). Es muy importante saber dónde parar y saltar del barco cuando el retorno se hace muy pequeño, antes de que se vuelva negativo. Lo normal es que si no se puede mantener un nivel de retorno aceptable dados los riesgos operativos, es que se liquiden los activos de la inversión mientras todavía valen algo: al fin y al cabo, uno puede haber inmovilizado mucho capital en los activos, y aún cuando estén amortizados posiblemente es mejor inversión liquidarlos que intentar recuperar exiguos beneficios.

Pues bien, es un hecho conocido que varias compañías petrolíferas están haciendo exactamente eso, liquidando activos; cerrando el tenderete, vamos. El pasado 25 de Marzo, el consejero delegado de ConocoPhillips, Jim Mulva, reconoció que a su compañía no le merecía la pena seguir luchando por encontrar nuevos campos o intentar explotar los ya descubiertos pero no en operación, precisamente debido a lo escaso de los retornos (noticia aquí). Así las cosas, ConocoPhillips ha puesto a la venta activos marginales (es decir, pozos con más bajo rendimiento y potencial) por valor de 10 millardos de euros y centrarse en sus pozos más rentables. Con los beneficios de esta liquidación aumentará su autocartera, reducirá la deuda y aumentará el dividendo. Esta misma estrategia es la que desde hace cinco años está siguiendo ExxonMobil. El movimiento no puede interpretarse más que en términos autodefensivos y de liquidación del negocio, y es bastante generalizado; comenta Kenneth Defeyes en "Beyond Oil" que al ritmo de compra de autocartera que están desarrollando las principales petroleras multinaciones, se autoexcluirán del mercado de valores hacia 2020-2025. Estos movimiento se explican en parte por la pérdida de relevancia de las majors, como ilustraba el profesor Pierre Beauquis en una conferencia en Febrero de 2010 en la Facultad de Geología de Barcelona. Pueden encontrar aquí el enlace a la presentación, y les recomiendo que si tienen un rato que le echen un vistazo: dejando de lado su -a mi entender injustificada- fe en la energía nuclear, el profesor Beauquis preve que en 4 o 5 años veamos el precio del barill de petróleo a entre 200 y 400$, precios constantes. Beauquis no debe saber que 200$ el barril supone que EE.UU. debería destinar entre el 20 y el 25% de su PIB para pagar la factura, y que 400$ es un natural killer de la economía mundial. En fin, volviendo al tema, el profesor Beauquis muestra que las reservas de petróleo de las majors de toda la vida son ínfimas y absolutamente irrelevantes comparadas con las reservas de las compañías estatales de petróleo (AramCo de Arabia Saudita, PetroBras de Brasil, etc). Sin embargo, son las majors las que llevan el peso de la exploración y la inversión en desarrollo tecnológico, en muy buena medida porque les va todo en ello. El problema es que estamos llegando a un punto en que el aumento de costes ya no les compensa, y poco a poco van tirando la toalla.

Más sutil pero en la misma línea incide un informe reciente de UBS. A pesar de que los precios se mantienen históricamente altos (desde hace más de un mes no bajamos de 80$ por barril) las compañías petroleras no lo ven claro, tiene serias dudas sobre los costes de los proyectos en marcha y su retorno. En suma, a pesar de los altos precios no están seguras de que les compense emprender esos proyectos. Y es lógico: hoy en día, el petróleo fácil y barato ya ha sido extraído casi en su totalidad, y ya va sólo quedando el más difícil, caro y peligroso de extraer. Por una parte tenemos las arenas bituminosas de Canadá, cuya extracción requiere grandes cantidades de energía y causa un desastre mediambiental enorme y, como reconocía el consejero delegado de British Petroleum recientemente, su explotación sólo tiene sentido para asegurar que la producción del mundo no decae. Por otra parte, tenemos los proyectos de aguas profundas, que aparte de los costes económicos y energéticos de extracción han de añadir los riesgos de explotación; en 2006 Exxon abandonó su pozo Blackbeard debido al alarmante aumento de la temperatura y la presióna medida que perforaban más profundamente (aunque hay quien dice que fue por otras razones). Aunque las causas están aún por determinar, un cambio explosivo de la presión podría ser la causa detrás de la explosión de la plataforma semiflotante Deepwater Horizon en el Golfo de México la semana pasada, con el resultado de 11 personas desaparecidas y un vertido que no cesa desde el pozo roto de unos 1000 barriles de petróleo al día. Teniendo en cuenta que la gigantesca plataforma, sólo para cuya construcción se gastaron más de 300 millones de dólares (más luego los costes de transporte, despliegue, operación,...) ha tenido una vida útil de sólo 9 años es más que probable que la compañia Transocean (dueña de la Deepwater Horizon) se tenga que replantear sus actividades de exploración; como mínimo es seguro que las compañías aseguradoras revisarán sus pólizas.

Todo lo cual nos lleva a una terrible conclusión: 80$ el barril no es suficiente para pagar todos los costes operativos de la exploración petrolífera hoy en día. Cuando los analistas dicen que sí, que se puede explotar tal o cual pozo si el precio del barril supera los 50 o 60$ no están teniendo en cuenta que deben contabilizar también las coberturas de riesgos, que van desde que la exploración resulte infructuosa (después de excavar un pozo que cuesta 150 millones de dólares puede resultar que esté seco) hasta que la operación acabe en un desastre al estilo del de la Deepwater Horizon. El problema es que todo el mundo es más o menos consciente (ver las afirmaciones del Ministro Saudí de Petróleo en Octubre de 2009) de que el precio del barril no debería superar los 80$ para evitar que mine la recuperación económica. Esto significa que la ventana de precios para que nuestra sociedad basada en el petróleo sea viable se ha cerrado. Hemos perdido, ahora sólo queda ver a qué ritmo decae la producción de los pozos existentes, ya que no habrá suficientes pozos nuevos para compensar su declive. Las majors, sabiendo esto, están retirándose discretamente del negocio del petróleo, pagando deudas, liquidando activos y autoexcluyéndose del mercado, en preparación de la liquidación final. Esencialmente, están bajando los brazos. Su renuncia es un aviso de que la partida se ha acabado.

Salu2,

AMT